PRENSA / NOTICIAS

¡¡¡CONVOCADOS LOS XI PREMIOS LITERARIOS EDICIONES OBLICUAS!!!

ASESORÍA LITERARIA

ENTREGA DE LOS VI PREMIOS EDICIONES OBLICUAS

EDICIONES OBLICUAS EN LA REVISTALEER

GALARDONADOS DE LOS VI PREMIOS LITERARIOS EDICIONES OBLICUAS

EDICIONES OBLICUAS SE INSTALA EN MIAMI

OFERTA 3 X 1 ESTAS NAVIDADES

¡¡¡CONVOCADOS LOS VI PREMIOS LITERARIOS EDICIONES OBLICUAS (2012)!!!!

NUEVA FECHA LÍMITE PARA LOS VI PREMIOS LITERARIOS EDICIONES OBLICUAS

ENTREGA DE LOS IV PREMIOS EDICIONES OBLICUAS

GALARDONADOS DE LOS IV PREMIOS EDICIONES OBLICUAS

Entrevista a Carlos de la Cruz, autor de Ópera de la Malaestrella

Entrevista a Roberto D. Hompanera, autor de La partida

Entrevista a Fernando F. Rego

Entrevista a Alberto Trinidad

Entrevista a Elisa Salas

Entrevista a Roberto D. Hompanera, autor de La partida


 

Para empezar, cuéntanos un poco cómo surgió la idea de crear una saga de literatura fantástica y cuáles son tus principales referentes del género.

La idea de llevar a cabo una tarea tan ambiciosa y extensa me vino a la mente en uno de los veranos que pasé en Puigcerdà. Comencé a escribir pensando en esa gente de edades diferentes que un buen día desaparecen y nunca más se sabe de ellas. A partir de ese punto de partida, fui tejiendo una historia más compleja… Mi principal referente es J.R.R. Tolkien, al que empecé a leer hace más de treinta años.

¿Qué ingredientes desde el punto de vista temático y estilístico nos encontraremos en esta segunda parte de Pan Rea´n, titulada La Partida?

Principalmente, el aprender a vivir en un lugar que no te pertenece, la lucha contra la soledad, el vencer el miedo a comenzar desde cero, la fidelidad, el tener que aceptar un destino que tú nunca elegirías para ti, la batalla y la épica. He pretendido que su lectura fuese ágil mediante el empleo de abundante diálogo y de oraciones no demasiado complejas ni retorcidas, del mismo modo que en ningún momento he pretendido que lo bucólico resultase empalagoso…

A lo largo de la novela podemos observar ciertos valores humanos como el compañerismo , la fe, la amistad, el amor, la confianza, el espíritu de sacrificio, la adaptación al entorno, la capacidad de aprendizaje, la asimilación del destino, el valor… ¿Son ideales que te interesa exaltar en la obra para que el lector los extraiga y asimile como moraleja? Aunque los traslades a tu imaginería fantástica… ¿no son en cierto modo los ideales universales que mueven el mundo real? Pienso que en la novela se muestra un fuerte nexo entre dos mundos muy distintos en apariencia (el real y el fantástico) forjado por esta serie de cualidades mencionadas.

Exactamente, eso es lo que pretendo: que a pesar de que los dos mundos en apariencia son muy diferentes, si los analizamos en profundidad, sus realidades no son tan diferentes, pues en los dos mundos  los ideales por los que se lucha son muy similares. Es por eso que a este género me gusta llamarle “realidad fantástica”.

A pesar de llevar un largo bagaje tanto novelístico como teatral y poético, editaste por primera vez una obra propia hace dos años, la primera parte de Pan Rea´n: Otro mundo, que ejerce de génesis u origen del universo recreado en La partida. De todos modos, son novelas con entidad propia que se pueden leer independientemente, ¿verdad?

Pues sí, se pueden leer con independencia una de la otra. En el prefacio de La Partida —que ejerce de nexo entre ambas partes— se hacen referencias a la primera novela, pero eso no es impedimento para que se pueda leer la segunda en primer lugar sin ninguna clase de problemas; aunque yo suelo aconsejar que si la curiosidad acucia, ¿por qué no leer también la primera?

De todos los géneros literarios que cultivas, ¿cuál es el que te reporta más satisfacciones al  plasmarlo en el papel y cuál te resulta más complicado por su exigencia?

Con el que disfruto más es con el poético; más complicado me resulta el que ahora ocupa mi tiempo  —el narrativo— pues a veces resulta una tarea ardua y compleja interrelacionar a los personajes, aparte de que se debe hacer un continuo ejercicio de memoria. Quería por último, romper una lanza a favor de la escritura manual, en especial de la escritura con pluma.